La industria de los medicamentos homeopáticos, que comenzó como un mercado pequeño, es uno de los de mayor crecimiento en los últimos diez años, y hoy en día genera más de tres mil millones de dólares al año.

La homeopatía está definida como un método de tratamiento y cura alternativo de algunas afecciones, cuyo fundamento es la aplicación de cantidades pequeñas de sustancias provenientes de plantas, extractos químicos, minerales y excreciones de origen animal o animal.

La venta y distribución de estos productos, en cualquier parte del mundo, y específicamente en el mercado estadounidense, se realiza a través de farmacias, herbolarios y demás establecimientos comerciales y sitios online.

¿Qué se debe tomar en cuenta al vender productos homeopáticos en Estados Unidos?

Las compañías que busquen comercializar productos homeopáticos en el mercado estadounidense deben tomar en cuenta que las leyes que regulan la práctica de la homeopatía en ese país varían de un estado a otro.

Lo más inteligente es atender las recomendaciones, exigencias y regulaciones de los organismos encargados de controlar la venta y distribución de estos productos, especialmente los relacionados con los componentes, etiquetados, fabricación, dosis, entre otros, tomando en cuenta todas las disposiciones emanadas de estos organismos que mencionamos más adelante.

La idea es que se comercialicen los productos de manera transparente y mejor aún, de la mano de expertos que guíen el proceso que se debe seguir para tener presencia en este país.

Existen casos de éxito que hablan de la efectividad del acompañamiento que se requiere para penetrar en el mercado estadounidense, como el caso de OK Salud, cuya experiencia habla del logro del objetivo: superar las diversas barreras (entre ellas la del idioma) y comenzar la distribución de sus productos.

Existen casos de éxito que hablan de la efectividad del acompañamiento que se requiere para penetrar en el mercado estadounidense, como el caso de OK Salud, cuya experiencia habla del logro del objetivo: superar las diversas barreras (entre ellas la del idioma) y comenzar la distribución de sus productos.

Los medicamentos homeopáticos y la FDA

El crecimiento, así como la expansión de los tratamientos que propone la homeopatía para una amplia lista de enfermedades (que van desde un simple resfriado hasta afecciones más complejas y persistentes, como diabetes o cáncer) ha despertado el interés de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) de Estados Unidos en cuanto a la regulación de su comercialización en el mercado estadounidense.

La FDA califica a los productos homeopáticos como medicamentos con baja posibilidad de riesgo o de ocasionar reacciones indeseables o adversas al organismo. Sin embargo, recomienda la supervisión de profesionales capacitados en los casos de uso de medicamentos homeopáticos de concentraciones altas.

La intención de la FDA, según información oficial, es la de proteger a los consumidores de posibles engaños debido a las inquietudes surgidas ante la proliferación de productos “posiblemente ineficaces y nocivos que se etiquetan como homeopáticos”.

De acuerdo con la FDA, los medicamentos homeopáticos “están sujetos a los mismos requisitos relacionados con la aprobación, adulteración o comercialización engañosa, como cualquier otro producto farmacéutico”.

Si bien es cierto que existen productos etiquetados como homeopáticos y que son de venta libre, la FDA plantea una evolución en cuanto a la regulación de estos medicamentos, adaptándose y respondiendo a la complejidad del mercado y enfocándose en los riesgos que estos puedan representar.

En este sentido, la FDA busca ejercer los controles para el cumplimiento de las exigencias y requisitos en los productos:

  • Con ingredientes no seguros.
  • Que se apliquen o administren por vías diferentes a las orales o tópicas.
  • Que se recomienden para tratamiento o prevención de enfermedades graves.
  • Que estén recomendados a grupos vulnerables (bebés, niños, ancianos, embarazadas, etc.).
  • Que estén al margen de las normas de efectividad, calidad o grado de pureza exigidos en la ley.

La homeopatía en Estados Unidos

En junio de 1938 el Congreso de Estados Unidos declaró que la regulación de los medicamentos homeopáticos está a cargo de la FDA, de la misma manera que los medicamentos de venta libre, o que se pueden adquirir sin prescripción médica.

En 1987 (Sección 400.400 de Conditions Under Which Homeopathic Drugs May be Marketed, Condiciones bajo las cuales los medicamentos homeopáticos pueden ser comercializados), la FDA advierte sobre el cumplimiento de las indicaciones para la venta y distribución de estos productos, en lo que respecta al etiquetado, donde deben aparecer los ingredientes, concentraciones e instrucciones de uso.

Así mismo, están las directrices que regulan la producción y distribución de los medicamentos homeopáticos contemplados en la Guía de Farmacopea Homeopática de Estados Unidos (The Homoeopathic Pharmacoepia of the United States).